ORTODONCIA INVISIBLE: INVISALIGN

La Ortodoncia invisible se basa en un conjunto de férulas o aligners transparente que, colocados de forma progresiva, van moviendo los dientes hasta la situación deseada prescrita por el especialista y que se cambian cada 2 semanas por otro nuevo juego de aligners.

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO?

En un primer momento se realiza un molde de la boca con siliconas de alta precisión. Este molde se envía a la central de Align Technology, en California, U.S.A. Allí se procede al estudio de la boca del paciente. Los datos obtenidos en dicho estudio se introducen en un ordenador, y con un sistema virtual llamado CLINCHECK, los dientes son colocados progresivamente hasta la situación ideal que deberían ocupar en la boca según la indicación del ortodoncista. Los dientes se van moviendo digitalmente, resultando un número variable de movimientos hasta lograr la posición deseada. De este modo se obtiene un número determinado de férulas, cada una de las cuales representa un estado del tratamiento. El número de alineadores que se necesitan varía en cada paciente y depende de la magnitud del movimiento que se desea realizar. Cuanto más complicado sea el tratamiento, mayor número de férulas se requerirán y mayor será el tiempo del tratamiento.

¿EN QUÉ CASOS SE PUEDE UTILIZAR?

La gran mayoría de los problemas de ortodoncia se pueden tratar con Invisalign, tanto para adultos como para adolescentes.

Apiñamiento de los dientes: cuando no hay suficiente espacio en la mandíbula para albergar todos los dientes.

Dientes excesivamente separados: cuando hay demasiado espacio en la mandíbula.

La mordida cruzada: la mandíbula superior e inferior no están bien alineadas.

La sobremordida: los dientes superiores se solapan significativamente sobre los dientes inferiores.